Anonim

craneosacral

craneosacral

craneosacral

Los orígenes La evolución de la disciplina El mecanismo craneosacral Osteopatía craneal y craneosacral Efectos sobre el organismo Mecanismo de acción La sesión craneosacral
  • Los orígenes
  • La evolución de la disciplina.
  • El mecanismo craneosacro
  • Osteopatía craneal y craneosacral
  • Efectos sobre el organismo.
  • Mecanismo de acción
  • La sesión craneosacral

Efectos sobre el organismo.

El mecanismo craneosacro, mejor definido como el sistema respiratorio primario, puede considerarse como una "estructura homeostática" que siempre garantiza el mejor equilibrio posible. Tiene un efecto intrínseco de gobierno y acción en todos los sistemas principales del organismo humano: el metabolismo del sistema nervioso central, el sistema endocrino, músculo-fascial-esquelético, arteriovenoso, linfático, respiratorio, visceral e inmunológico.

También tiene un efecto significativo en los núcleos de los nervios craneales y en los centros vitales del tercer y cuarto ventrículos, en el transporte de sustancias neurohipofisarias, en el drenaje venoso del cerebro, en el equilibrio bioquímico y bioeléctrico del cuerpo, en el intercambio de líquidos en el cuerpo, en el equilibrio estructural y dinámico del organismo.

A través de todas las correlaciones mencionadas, el sistema respiratorio primario coordina todos los procesos, y más precisamente los relacionados con las influencias bioquímicas, hidrodinámicas y neurovegetativas. Con la premisa de que son las fuerzas intrínsecas del cuerpo las que transforman una condición de incomodidad en facilidad, es útil dar indicaciones sobre cuáles son las condiciones más frecuentes que se benefician de la aplicación del craneosacro. Siempre recordando que esta disciplina no es un sustituto del trabajo del médico, las principales aplicaciones son las siguientes:

  • asma y alergias;
  • fiebre;
  • tinnitus, tinnitus, mareos y, en general, problemas del oído interno;
  • dolor de espalda, ciática, lesiones por latigazo cervical;
  • niños con problemas de conducta (déficit de atención, hiperactividad, manifestaciones autistas);
  • depresión, ansiedad, problemas emocionales;
  • digestión y asimilación;
  • problemas ginecológicos, dolor menstrual, infertilidad, quistes;
  • dolores de cabeza y migrañas;
  • alteraciones visuales;
  • desequilibrios hormonales;
  • problemas en las articulaciones, esguinces, esguinces;
  • reequilibrio del trauma de nacimiento; para bebés, cólicos, dificultad para succionar, descansar, etc.
  • problemas dentales, por ejemplo, oclusión y articulación temporomandibular (también en colaboración con ortodoncia);
  • recuperación postoperatoria y postraumática, como tratamiento de facilitación y rehabilitación;
  • fatiga, dolor y síntomas crónicos.

En general, se puede decir que la experiencia del tratamiento craneosacro produce una sensación de relajación profunda, de paz, la condición de sentirse verdaderamente a gusto, lo que puede influir profundamente y hacer que el sistema nervioso reconozca su potencial (que a menudo gobierna muchos condiciones de menor) descargando así tensiones superfluas. Las ventajas de este trabajo son múltiples: solo piense que puede aplicarse en personas de todas las edades, desde bebés hasta ancianos, y en situaciones pre o postoperatorias, incluso en casos en los que el paciente tiene dificultades para moverse.

Volver al menu